Calificación
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (15 votos, promedio: 4,33 de 5)
Cargando…

Las abejas podrían ser mucho más útiles a la humanidad de lo que hasta ahora se pensaba.

Científicos de la Universidad de Washington (EEUU) descubrieron que en el veneno de la abeja ‘Apis mellifera’ reside una toxina denominada ‘melitinaque’ capaz de destruir el VIH.

El Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) es el responsable del Sida en los seres humanos. Hasta ahora los diferentes fármacos desarrollados para combatirlo solo habían podido detenerlo, es decir, evitar que se reproduzca pero no lo mataban.

La toxina de esta especie de abeja ha probado en el laboratorio ser capaz de romper la envoltura protectora del VIH y destruirlo. El daño a estructuras esenciales en este virus deja un amplio espacio para la investigación, pero también  abre grandes esperanzas para los enfermos con esta mortal enfermedad, señala Joshua L. Hood, coautor del descubrimiento.

Los buenos resultados vinieron de la mano de un bombardeo con nanopartículas de esta toxina a objetivos específicos del VIH. La eficacia de la toxina fue total; el virus fue aniquilado pero también se evitó que los tejidos normales fueran dañados debido a una estructura protectora colocada en las nanoparticulas, destaca Hood.

Adicionalmente, la misma toxina ha probado ser de gran utilidad para destruir tumores. Los experimentos revelaron que el poder de la melitinaque reduce hasta un 88% el tamaño de un melanoma, indica Paul Schlesinger,  el biólogo protagonista de este estudio.

 

Compártelo en redes sociales

Comentarios

comments