Calificación
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (14 votos, promedio: 4,36 de 5)
Cargando…

Las personas que padecen el síndrome de enclaustramiento podrían tener una nueva oportunidad gracias a esta revolucionaria tecnología desarrollada en Ginebra.

El síndrome de enclaustramiento es una enfermedad neurológica que impide a las personas comunicarse, sin embargo permanecen conscientes todo el tiempo.

La interfaz desarrollada por el profesor Niels Birbaumer y su equipo ha demostrado que es posible restaurar la comunicación útil en personas sumergidas en estados de enclaustramiento total cuando padecen enfermedades de las neuronas motoras.

Para probar la efectividad de esta tecnología se hicieron pruebas con pacientes que padecen esclerosis lateral  amiotrófica (ELA), más conocida como enfermedad de Lou Gehrig. Los que sufren este mal experimentan una destrucción progresiva y completa del sistema nervioso que controla los centros del movimiento; se trata de una enfermedad de las neuronas motoras que induce a un estado de parálisis total del paciente.

Mediante cambios en los niveles de oxígeno de la sangre en el cerebro, la interfaz detectó las respuestas de los pacientes alojada en sus pensamientos. Con ello la interfaz cerebro-computadora pudo interpretar respuestas simples de ‘Si’ o ‘No’ a una batería de preguntas personales analizando la dinámica eléctrica en la actividad cerebral y las variaciones químicas en la sangre fluyendo en el cerebro.

Estos datos pueden obtenerse debido a que la interfaz computacional combina la espectroscopia de infrarrojo cercano y la electroencefalografía (EEG) en un solo sistema, el cual es capaz de configurar un mapa de respuestas inteligibles del paciente a partir de patrones químicos y neuroeléctricos en su corteza cerebral.

Según Birbaumer, esta tecnología podría extender sus usos para personas con otros tipos de trastornos neurológicos.

Compártelo en redes sociales

Comentarios

comments