Calificación
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (15 votos, promedio: 4,33 de 5)
Cargando…

Lamentablemente los nutrientes beneficiosos para la salud que se encuentra en la leche materna, son aquellos que ahora se consumen en menor cantidad por las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia. Esto está provocando que la calidad de esta leche no aporte lo que debería al recién nacido.

Esta conclusión forma parte de una investigación realizada por el Banco de Leche Humana (BLH), Argentina, donde además señala que en el otro extremo, muchas madres presentan también excesos de nutrientes que no generan beneficios en la salud, tanto como para la mamá y el bebé.

A través de tres categorías se identificaron si la leche materna está bien nutrida. Si un mineral presenta adecuación igual o inferior al 89% hay déficit; si en cambio se encuentra entre el 90 y el 109% la situación es normal y si supera el 110% se considera que hay un exceso. Estos porcentajes son establecidos por el Fondo de las Naciones Unidas para infancia (UNICEF).

Para comprobar estos parámetros realizaron un estudio del que participaron 164 mujeres en período de lactancia, de las cuales un 78% presentó consumo excesivo de energía. Además, el 80% exhibió un excedente en la ingesta de grasas totales y el 87% de grasas saturadas.

Otro dato alarmante es que el 77% de la muestra superó el consumo recomendado de colesterol y se obtuvo que el 83% rebasaba la media de sodio estimada para la población en cuestión.

Ante esta situación la investigación subraya que es “preocupante los nutrientes que la población consume en exceso porque pueden conllevar a riesgos cardiovasculares”. Además expresa que “es clave la instancia educativa, con el fin de promover cambios favorables en los hábitos alimentarios”.

Compártelo en redes sociales

Comentarios

comments