Calificación
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (15 votos, promedio: 4,33 de 5)
Cargando…

Hablar de Bitcoin en Bolivia es como hablar una combinación de chino y latín; casi nadie entiende sobre el tema.

Esta criptomoneda está en pleno auge en el mundo, su valor fluctúa y muchos están quedando en ruina mientras otros amasan fortunas mediante la especulación.

Pero en Bolivia el Bitcoin fue prohibido en el año 2014 por el Banco Central de Bolivia mediante Resolución de Directorio 044/2014 del 6 de mayo del mismo año.

El ente emisor nacional argumenta que las ‘monedas virtuales’ están prohibidas como medio de pago en Bolivia al no estar reguladas por ningún estado u organismo internacional.

La intención del BCB es evitar que las ‘monedas democráticas’; es decir aquellas que están bajo control único de los usuarios ganen terreno como medio de pago masivo frente a las llamadas monedas fiat (monedas emitidas por un banco central o institución equivalente).

Si bien las criptomonedas están prohibidas en cualquier tipo de transacción en el sistema de pagos nacional, esto no impide que una pequeña comunidad en Bolivia utilice el Bitcoin.

Desde luego, para hacer transacciones con Bitcoin en el país se tienen que usar plataformas on line de otros países, en las cuales se debe convertir primero la moneda nacional en dólares o euros e intercambiarlas posteriormente por bitcoins.

El Bitcoin como las otras 3000 criptomonedas existentes en el mundo no representa una estafa en sí misma. Las criptomonedas tienen valor como medio de pago en los propios límites que establecen los usuarios. Dentro de estos límites los estados quedan al margen, de allí que algunos gobiernos y bancos centrales hayan prohibido las criptomonedas en sus jurisdicciones.

Pero en la mayoría de los países el Bitcoin no está al margen de la ley. De hecho, debido a la masificación de su uso en el mundo, su inclusión como medio de pago oficial está siendo analizado actualmente por varios estados, incluso es tema de debate en el Banco Central Europeo actualmente.

A diferencia de las monedas convencionales, el Bitcoin no tiene emisión física, no genera inflación y los costes de las transacciones son significativamente más bajos que las monedas fiat debido a su constitución 100% virtual.

Para los bolivianos el Bitcoin es desconocido aun, sin embargo la palabra en si misma evoca una idea de estafa porque se lo relaciona con negocios piramidales fraudulentos que operan con esta criptomoneda.

En un futuro es probable que el Bitcoin gane terreno en Bolivia en los espacios que deja la incipiente bancarización de la población y las secuelas sociales que quedan al paso de cada inflación monetaria.

Compártelo en redes sociales

Comentarios

comments